Sannyasi – Poema a la renuncia.

Ser un swami es muy lindo,
Una oportunidad para servir,
Donde en ningún momento,
Te podrás aburrir.

Predicar en la familia,
Animar a todo ser,
Es un reto y muy fuerte,
Que la Verdad te hace ver.

Sexo sólo te agota,
Si no es para servir,
Mejor sirves ya a todos,
Con amor vas a vivir.

Oh Govinda, Tú permites,
Ser instrumento de Tu amor,
Invitas a Tu mundo eterno,
A quien Te sirve sin temor.

Nunca te quedes a solas,
Ante la fuerte tentación,
Cuidate con compañía,
Y no habrá degradación.

Ama a todos tus hermanos,
Sin prejuicio ni simpatía,
Cuida tus votos de servir,
A todas las almas sin apatía.

Ser sannyasi es un reto,
Pues es para el resto de la vida,
Sino te vuelves un vantasi,
Que goza lo que escupía.

Sannyasi es una gran tapasya,
Tratando hacer feliz a otros,
Y quien se esfuerce por ésto,
Tendrá protección con sus votos.

Puedes servir a tus niños,
Trabajando como un burro,
O como sannyasi a la humanidad,
Es el servicio más seguro.

Pereza y gratificación,
Disfrutar a otros como un ladrón,
Es causa de involución,
Nacerás como un tiburón.

Sannyas no es sólo un vestido,
Ni imagen santa para lucir,
Es actitud de renuncia,
Es vivir para servir.

Ya sea casado o mujer,
Quien vive bajo tal ideal,
Es sannyasi en verdad,
Y va a Krishna al final.

Bello es el color azafrán,
Cuando se une al sankirtan,
Dedicado a la redención,
Nos trae el Srimad Bhagavatam.

Viajar siempre a todo lugar,
Cantando Krishna, Hare Ram,
En cada pueblo y aldea,
La esperanza del Hari Nam.

Peregrino en la Tierra,
Llorando por amor incondicional,
El sannyasi siempre llega,
Su vida y prédica es radical.

No hay amor en este cuerpo,
Maya miente sin parar,
Sálgase de los apegos,
O alístese para pagar.

Tú no eres este cuerpo,
Dinero es tu ilusión,
Y el sexo o la fama,
Sólo crean más confusión.

Es la lucha contra Maya,
Es una guerra total, Es la vida de renuncia,
Sálgase de la espiral.

Sannyasi que se duerme,
Se lo lleva Maya sin dudar,
Por ello cuídate siempre,
Haz servicio sin parar.

Sadhana y mucho Kirtan,
Te deben acompañar,
Abierto a todo el mundo,
Nunca dejes de predicar.

Por lo menos ya de viejo,
Escúchale Su llamar,
Despréndete de este mundo,
Antes que éste te haga renunciar.

Somos humanos por gracia,
Esto lo debemos aprovechar,
Si vivimos tras placeres,
Esta vida la vas a malgastar.

En la casa las comodidades,
El mando, tele, insensatez,
Esto es sinverguenzura,
Déjelo de una vez.

Si no puedes ser Sannyasi,
Sírvelos con dedicación,
Ofréceles tu gran apoyo,
A esos ejemplos de dedicación.

El Sannyasi es un amigo,
De corazón a corazón,
Cuando él nos corrige,
Lo hace por su devoción.

Amar y perdonar,
Son las cosas del Señor,
Pídelo con humildad,
Y el servir con fervor.

Los Sannyasis son valientes,
Siguen a Mahaprabhu y a Rupa,
A los astros de renuncia,
Acaryas del parampara.

Sridhar Swami el protector,
Prabhupada el salvador,
Puri Maharaj el armonizador,
Y el Guru de ellos un gran gestor.

Ellos dieron su sacrificio,
Servicio a Radhika sin reservación,
Renuncia sólo para amar,
Para siempre y sin condición.

Swami B.A. Paramadvaiti

Previous
Next Post »