Sripad Bhakti Raksaka Swami Maharaj - Alemania


Sannyasa, o la órden de vida de renuncia


¿Nos podemos preguntar, a que se está renunciando en esta órden de vida?
A qué podemos renunciar, si en verdad no poseemos nada?


Todo pertenece a Krishna de todas formas. La creación entera, tanto espiritual como material, incluyéndonos a nosotros mismos, nuestros cierpos burdo y sutil, nuestra inteligencia, nuestra existencia entera, todo esto es parte y porción del Supremo.

Tal como se declara en el Srimad Bhagavatam (2.9.33):


aham evasam evagre
nanyad yat sad-asat param
pascad aham yad etac ca
yo 'vasisyeta so 'smy aham

Brahma, soy Yo, La personalidad de Dios, quien existía antes de la creación, cuando no había otra cosa que Yo mismo. Tampoco estaba allí la naturaleza material, la causa de esta creación. Aquello que tú ves ahora también soy Yo, la Personalidad de Dios, y luego de la aniquilación lo que permanecerá también seré Yo, la Personalidad de Dios.

¿Entonces quiénes somos nosotros?
¿Qué es lo que poseemos y cómo podemos renunciar a algo?
A pesar de que todo pertenece al Señor Supremo y todas las creaciones son tan solo diferentes expansiones y transformaciones de Sus divinos poderes y deseos, aún así El nos ha dado el libre albedrío y la capacidad de pensar y actuar como si nosotros fuéramos los propietarios, los disfrutadores o los controladores de nuestras vidas y de las circunstancias sociales, ambientales o incluso por momentos universales a nuestro alrededor.

Actuando con esta conciencia, estamos generando nuestra experiencia de vida con su variedad de sentimientos, deseos, convicciones y tantas otras cosas. Esto es lo que parece ser la vida.

Pero de la misma forma en que le fuera revelado al Señor Brahma, esta experiencia de vida es sólo algo temporal. No es real. Es tan sólo una experiencia temporal y una situación temporal, afectuosamente cobijada por el Suprema Voluntad de Dios.

Entonces, por encima de la libertad de olvidarlo a El y considerarnos a nosotros mismos los hacedores, los disfrutadores y las víctimas que sufren, Dios nos ha dado también la chance de situarnos en nuestra eterna posición constitucional, como sirvientes de El. Al revelarnos la verdad y realidad trascendentales a través de escrituras tales como el Bhagavad Gita, Srimad Bhagavatam y otras, y al enviarnos a Sus representantes, Sus devotos puros, en este mundo, tenemos la chance de escuchar y aprender. De esta forma estamos siendo puestos frente a una gran responsabilidad de elegir entre la realidad y la ilusión.

Un mensaje recibido con fé de una fuente pura y trascendental inmediatamente produce dos efectos. Nos inspirará a abrazar la realidad, a situarnos en nuestra posición constitucional como un sirviente del Señor Supremo y el otro será el de renunciar a la ilusión, la idea, de que uno es el disfrutador, controlador o propietario.

De esta manera, de acuerdo a nuestra comprensión Vaishnava, la renunciación no puede existir separadamente de la dedicación. Ella va unida a la dedicación al Señor Supremo y posee un significado mucho más grande, que el de sólo abandonar un status social previo, el renunciar a logros materiales, o el de reprimir necesidades y aspectos fisiológicos o psicológicos, los cuales pueden ser llevados a cabo sin que exista el deseo de rendirse cada vez más a la dulce voluntad de Krishna.

Considerando esto,queremos animar a todos los aspirantes Vaishnavas y Vaishnavis, avanzar con determinación en el sendero de la dedicación al Señor y la renuncia a los intereses del ego.

Tomar la orden formal de renuncia o vida de sannyasa, significa tomar pleno refugio en la instrucción y el servicio al Maestro Espiritual y volverse completamente dependiente de la divina misericordia, evitando cualquier tipo de compromiso con el mundo de la ilusión.

Mientras permanezcamos en este cuerpo material, la naturaleza material vendrá a probar nuestra sinceridad y determinación una y otra vez, y a distraernos de nuestra meta.

Nuestros acaryas han dado el ejemplo. Si tú te diriges del sur hacia el norte, de la Bahía de Bengal hacia los Himalayas, tú puedes estar seguro, de que la temperatura bajará, en la medida que tú te acerques a la zona montañosa. Similarmente, cuanto más nosotros nos acerquemos hacia la meta de la devoción fija y el refugio exclusivo en Hari, Guru y Vaishnavas, la influencia del mundo material se volverá cada vez menor.

Tan sólo debemos mantener la dirección, siguiendo los pasos de nuestros a acaryas anteriores, quienes han probado con su ejemplo, de que uno puede cruzar el océano de la nesciencia material, por estar firmemente establecidos en el servicio devocional del Señor.

Previous
Next Post »